Salud, ¿clave para comprender mejor la pobreza?

 

By Diego Arguedas Ortiz

[SAN JOSÉ, COSTA RICA] Los tomadores de decisiones en Mesoamérica necesitan un nuevo mecanismo para medir la cobertura en salud que reciben las comunidades más pobres de la región, de manera que puedan predecir la capacidad que tienen estas personas para salir de la pobreza y determinar acciones para apoyarles en la transición.

Así lo sugiere un nuevo estudio que propone incorporar indicadores claves de salud en un solo índice denominado pobreza en salud, que permita medir los retos y avances de las comunidades más vulnerables con mayor precisión que los indicadores clásicos de pobreza, como ingreso o gasto familiar.

Tras estudiar indicadores como acceso a cuidado prenatal, atención experta al momento del parto y aplicación de vacunas en los quintiles más pobres de ocho países mesoamericanos, los investigadores notaron que esas definiciones convencionales no explicaban las diferencias entre hogares, un hallazgo que coincide con propuestas previas como el Índice de Pobreza Multidimensional.

La pobreza tiene múltiples dimensiones, entre ellas la salud, y algunas de ellas están más relacionadas entre sí que otras. A medida que algunas de las carencias se alivian, otras se convierten en el factor limitante

Gonzalo Pizarro, PNUD


Siguiendo esta lógica, el estudio —publicado en BMC Medicine (14 de julio)— propone consolidar una serie de variables en salud en un solo índice. Al compararlo entre zonas o países, autoridades y comunidades sabrán cuáles requieren prioridad.

“En un solo número (del índice), un ministro de Salud puede comprender qué pasa en cada comunidad. Permite comparar y tomar decisiones”, explica Ali H. Mokdad, autor principal del artículo y profesor del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington.

Según el investigador, pedirle a los Ministerios de salud que sigan mediciones de pobreza o educación para mejorar las condiciones de salud es contraproducente.

“Ese ministro dirá: ‘Eso le toca a Economía o a Educación. Dime qué puedo hacer en mi campo’. Cuando empiezas a seguirle la pista a los pobres y a su salud, ese ministro ya no tiene excusas”, explica el especialista.

Sin embargo, aunque puede solucionar carencias en salud, su conclusión de que “la mejor manera de eliminar la pobreza es enfocándose en los desempeños pobres en salud” encuentra resistencia entre los especialistas.

“Es una afirmación demasiado amplia. La pobreza tiene múltiples dimensiones, entre ellas la salud, y algunas de ellas están más relacionadas entre sí que otras. A medida que algunas de las carencias se alivian, otras se convierten en el factor limitante”, explica Gonzalo Pizarro, asesor regional en pobreza, Objetivos de Desarrollo del Milenio y desarrollo humano de la oficina latinoamericana del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Pizarro señala que la mayoría de las mediciones nuevas de pobreza incorporan salud, pero también otros elementos como educación o seguridad, que permiten dar “una imagen más completa de cuál es la realidad de las privaciones que se sufren”.

Este artículo fue publicado originalmente en SciDev.Net. Lea la versión original aquí.

Escuela de cooperantes

 

[ Volver ] [Contactar] [Registro gratuito Novedades]